sábado, 15 de enero de 2011

El inicio de la búsqueda...

"Hasta que uno se compromete, surgen las dudas respecto a cualquier acto de iniciativa (y de creación), pues la posibilidad de dar marcha atrás los hace siempre infructuosos. Pero en el instante en que uno acepta definitivamente el compromiso, la Providencia da un paso hacia adelante también. Un caudaloso torrente de acontecimientos emana de esa decisión". W.H. MURRAY La expedición escocesa al Himalaya (generalmente atribuido a Goethe).

Es así que hoy, yo, una mujer común, que apenas acaba de salir de su segunda década (y que muchas veces se siente todavía más joven) adquiere este compromiso. El compromiso sagrado de descubrir qué es lo que significa la verdadera feminidad, en este mundo, en esta época actual de caos y cambios. 

El compromiso ya había sido asumido pero hoy es que me decidí a dar este paso, de crear este blog, dedicado especialmente a la energía femenina. 

No tengo un plan, no tengo una meta concreta con este blog. Simplemente me nació la intuición de hacerlo para expresar aqui parte de mi muy personal búsqueda por la expresión de la energía femenina. Esa energía que ha sido tan poco comprendida a lo largo de los siglos por la humanidad, esa expresión que ha sido prohibida, sometida, tergiversada y hasta satanizada y aún lo es en nuestros días. Pero que sobrevive, en un lugar muy oscuro y lejano ya, pero presente en cada mujer que camina por esta tierra. Precisamente el descubrimiento conciente de esta energía en mi recientemente, es lo que me ha traído hasta aquí, ante este teclado, una tarde fresca de enero, en mi amada Venezuela. Apenas inicio la búsqueda, pero me parece que es un proceso que vale la pena compartir, simplemente porque es una búsqueda honesta y estoy totalmente comprometida con ella. 

El despertar a la verdadera energía femenina ha sido uno de los acontecimientos más importantes de mi vida, me ha hecho entender muchas cosas acerca de mi misma, cosas que siempre sentí, creí de cierta forma pero que estaban ocultas. Ocultadas inconscientemente a lo largo de los años, en este duro proceso que es crecer en una sociedad dominada por el patriarcado. Toca ahora sacarlas a la luz. 


Creo que todas las mujeres tenemos dentro de nosotras una conexión directa con la sabiduría. Esa sabiduría que fue despreciada y ocultada en la antigüedad vive aún en nosotras, esperando a que la re descubramos y la expresemos. El mundo actual está sumergido en el desequilibrio, y eso no es sino fiel reflejo del desequilibrio que existe dentro de cada individuo. Es un mundo dominado por la energía masculina y sus expresiones, donde la fuerza física, la agresividad, la intelectualidad, la mente lógica, racional son más valoradas, en detrimento de las expresiones propias de la feminidad que existen dentro de todos nosotros, hombres y mujeres. La intuición, la sensibilidad, la capacidad de amar, de unión, el saberse conectado con el todo y no un ente alienado, son expresiones poco valoradas, poco fomentadas en esta sociedad aún dominada por el patriarcado. 

Creo firmemente que el mundo cambiaría y la tierra sanaría si suficientes de nosotras despertáramos a la verdadera feminidad. Esa feminidad que no necesariamente encaja dentro de las medidas "90,60,90"; que es libre de ensuciarse las manos en la tierra sin temor a "perder una uña"; que es libre de usar todos los colores del espectro; esa feminidad a la cual el opuesto (lo masculino) realza, más no domina (y viceversa); esa feminidad valiente, que llora, grita, patalea, ríe, escucha atentamente, levanta su voz ante la injusticia, comunica su verdad con voz clara; que experimenta emociones desde el odio, la rabia, el miedo hasta la dicha, el placer, el amor...Esa feminidad que está en comunión con la naturaleza y que es intrínsecamente salvaje.

Es posible restablecer el equilibrio, tanto en nosotros como en el planeta, pero la mujer especialmente tiene la responsabilidad de asumir de nuevo su poder. Somos las portadoras por excelencia de la energía femenina. Nos hemos dejado quitar nuestras capacidades, las hemos menospreciado, pero ya es hora de que despertemos a nosotras mismas, que busquemos, que investiguemos, que seamos investigadoras, experimento y sujeto de lo que significa la expresión genuina de la feminidad. 

La expansión de la energía femenina, que tanto necesita este mundo, tanto en hombres como en mujeres, es una de las más nobles empresas que se pueden emprender... Es para mi un honor haber creado este blog  desde esa intención.

Namasté!

1 comentario: