lunes, 24 de enero de 2011

La verdadera feminidad nos hace libres...

"Hay una belleza interior que emana de tu ser. La transformación de la mujer seductora en encantadora requiere encontrar el amor dentro de ella, hacia ella, para irradiar después este amor que la habita. 

Una manera de hacerlo es recorrer nuestros miedos y necesidades, comunicándonos correctamente con nosotras mismas. De este modo evitamos las incomprensiones, los malentendidos y las desviaciones que con frecuencia están presentes en el seno de una relación amorosa. Entonces, nuestra mujer encantadora se vuelve magnética y reencontramos los caminos de la libertad dentro del amor. Una mujer asi no necesita recurrir a las manipulaciones del amor porque ha entrado en contacto con el amor a sí misma.


Tal vez en el pasado hemos tenido la tendencia de querer cambiar al otro, a controlarlo y decidir por él. O simplemente hemos consagrado tiempo a dar con la esperanza de recibir. Si haces eso ahora, deja de ir a la caza del amor, del hombre, de los demás, del dinero y de la felicidad. Sé consciente de tu valor femenino y contacta con tu verdadero poder de mujer.

Para sanar este aspecto manipulador sé vulnerable y receptiva a todos los regalos que la vida puede ofrecerte por vías diferentes a las de la codicia. Tu belleza es el fruto del tiempo que has concedido al trabajo interno de purificación. Concédele tiempo a la alquimia de tu transformación y toma las riendas de tu poder femenino."

Feminidad. Monique Grande. Ediciones Obelisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario