Ir al contenido principal

Por qué las mujeres no se han liberado todavía?



"Una de las razones por las que las mujeres no se han liberado todavía es que no pueden formar una fuerza juntas: se compadecen del hombre; pero su compasión no se dirige a las demás mujeres. Con las demás mujeres tienen una relación de celos, a ver si tienen ropa mejor, si tienen mejores accesorios, si tienen un buen coche, si tie­nen una casa mejor. Su única relación con otras mujeres es una re­lación de celos.


Pero si toda mujer está celosa de las demás mujeres, natural­mente esta es una de las causas de su esclavitud...



No pueden formar una fuerza juntas; de otra forma, constituyen la mitad de la gente del mundo, podrían habérselas arreglado para liberarse hace mu­cho tiempo. En cualquier momento que quisieran liberarse no ha­bría nada para impedírselo. Ellas son sus propios enemigos.

Una cosa que toda mujer debe recordar es que el hombre las ha dividido de una manera tan astuta que nunca puedan formar una fuerza. Estan  celosas unas de otras; no sienten ninguna com­pasión las unas por las otras. Prefieren  sentirla por los hombres, y menos por su marido, por supuesto! Tiene que ser el mari­do de otra".

Osho

Comentarios

  1. pues eso no lo creo,lo encuentro mui machista, las mujeres nos unimos y colaboramos juntas ,eso esta mas k demostrado, saludos y aver si ponen post k nos alluden y encuentren cosas positivas ...esta es la peor critia k oi de las mujeres ..

    ResponderEliminar
  2. mejor kita este post de osho,en otros esta mui acertado pero en este la ha cagado,y denigra ala mujer .

    ResponderEliminar
  3. jajajja...segurito estos comentarios son de algunos misóginos que tiemblan por ser descubiertos y ojala pusieras más comentarios de este tipo,si el problema de los celos y la competencia entre mujeres no se arranca desde la raíz no podremos contribuir al equilibrio que tanto se requiere en esta sociedad de mujeres insatisfechas y sin amor. Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      yo estoy de acuerdo, en parte, con lo que dicen esos comentarios. Creo que el post tiene un cierto carácter machista de trasfondo. ¿Acaso no existe esa envidia entre algunos hombres? Quizá con objetos diferentes (ya que al fin y al cabo somos diferentes, ni mejores ni peores, pero diferentes ¿no crees?), un coche mejor, un reloj más grande.. O yo qué sé, cada uno con su tema.

      Soy hombre y estoy muy orgulloso de ello (como imagino que tú por ser mujer). No soy misógino, ni andrógino, ni hembrista, ni feminista, ni machista, ni masculinista.Lo que tengo muy claro es que no tiemblo por ser descubierto.

      Creo que los que buscamos la igualdad (igualdad de oportunidades, igualdad ante la ley, etc.) deberíamos autodenominarnos con un ismo etimológicamente más coherente, no sé, ¿igualitarismo, quizá?

      Eso sí, por mi puede poner tantos post como este o como le de la gana, es su blog y afortunadamente tiene libertad para hacerlo. Y yo o cualquier otra persona la libertad de leerlo o no.

      Sin acritud

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Claudio Naranjo: "El mal de la civilización es la mente patriarcal"

Claudio Naranjo. Chileno, estudió medicina, psiquiatría y música y acabó convirtiéndose en un referente mundial en la investigación de la mente humana. Integrador de la sabiduría tradicional y científica, oriental y occidental, y el conocimiento histórico, antropológico, sociológico, psicológico y espiritual del ser humano. Creador del programa SAT, en principio dirigido a profesionales de la psicoterapia y derivado en un programa de transformación individual y social para uso personal y en el ámbito educativo. Autor de más de 20 libros, traducidos a varios idiomas.


"La única salida a esta crisis es la transformación interior" La crisis actual ha tambaleado muchos cimientos del sistema y ha acabado revelando algunas de sus muchas fisuras. El comunismo se hundió por sus fallos de funcionamiento pero el capitalismo no parece salir mejor parado. Llevamos siglos cambiando gobiernos, haciendo revoluciones políticas y sociales pero nunca llegamos a buen puerto quizás p…

Me levanté esta mañana, cansada de no quererme...

FRENTE AL ESPEJO
Yo, que comí la cáscara
por no merecer la pulpa.
Yo, que le creí a la culpa,
y me escondí tras su máscara.

Yo, que me abofeteé y me dije
los más obscenos insultos,
que me negué a darme indultos
condenándome a estar triste.

Yo, que suicidé a mi anhelo
para lograr ser querido.
Yo, que me enemisté conmigo,
truncando todos mis vuelos

Yo, que me escupí en la cara,
abusador de mí mismo.
Yo, que complací al cinismo,
sobornando a quien me amara.

Yo: exigente y despiadado,
con nadie como conmigo.
Yo: mi más cruento enemigo,
mi juez y mi sentenciado...

...me levanté esta mañana
cansado de no quererme,
de apagarme, oscurecerme
(que mi luz no encandilara).

Marcela Lagarde: SORORIDAD

Fueron feministas italianas y francesas las que, a mitad del siglo XX, desarrollaron un concepto que va más allá de la solidaridad, vista como un intercambio que mantiene las condiciones como están.


La SORORIDAD, en cambio, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres ayudándose entre ellas, fraternidad femenina, dándole nombre a esa experiencia solidaria con la que se construye lazos que contribuyen al avance social.


Según Marcela Lagarde, LA SORORIDAD parte de un esfuerzo por desestructurar la cultura y la ideología de la feminidad que encarna cada mujer, como un proceso que se inicia en la amistad/enemistad de las mujeres y avanza en la amistad de las amigas, en busca de tiempos nuevos, de nuevas identidades. 


Las francesas (Gisele Halimi) llaman a esta nueva relación entre las mujeres, sororité, del latín sor, hermana; las italianas dicen sororitá; las feministas de habla inglesa la llaman sisterhood; y nosotras podemos llamarla sororidad.